Saltar al contenido

Balanza analítica

La balanza analítica es uno de los instrumentos de laboratorio más usuales. Si lo que quieres es medir masas inferiores al orden del miligramo, necesitarás un aparato como este.

Esto es posible gracias a su método de medición, que en lugar de ser por comparación con otras masas, utiliza la fuerza de la gravedad.

En este artículo, te contamos cuáles son sus usos principales y qué mantenimiento requiere este tipo de instrumento.

balanza-de-presicin-de-reducidas-dimensiones-min
balanza-de-presicin-de-reducidas-dimensiones-min

Balanza analítica: ¿cuáles son sus principales usos?

La principal utilidad de este tipo de balanzas es el análisis químico. Así, resulta frecuente que se emplee en la preparación de sustancias o en la medida de precipitados. Todo tipo de medidas asociadas a sustancias en un laboratorio permitirán el uso de esta balanza. Ahora bien, para su uso en estos lugares de trabajo, es importante saber cómo utilizarla para que las medidas sean correctas.

¿Qué hay que saber para utilizar esta balanza?

En primer lugar, como operario, es imprescindible que utilices una bata de algodón apta para estos entornos. Así se evitarán interferencias con prendas de ropa u otros objetos. Además, también se recomienda el uso de guantes de nitrilo para que todo tipo de sustancias que puedan provenir del exterior no accedan a la zona de medida. Únicamente aquella masa que necesitamos conocer.

Por otro lado, hay que valorar en qué lugar se coloca la balanza. Tenemos que tener en cuenta que las vibraciones de la mesa de trabajo pueden afectar a la medida, por lo que han de ser fijas y robustas. Así que tendrás que asegurarte de que estén en perfecto estado en todo momento. Las corrientes de aire y los cambios de temperatura también interferirán en la medida, por lo que este es otro aspecto a considerar: es importante que mantengas estos parámetros constantes.

Por último, tienes que saber que las balanzas analíticas tienen puertas con el objetivo de que la interferencia sea mínima. Por tanto, deberás asegurarte de que estas puertas se abren solo para introducir las sustancias a medir y que están el resto del tiempo cerradas. Esto es especialmente importante durante el propio análisis pero también cuando se está utilizando, pues de lo contrario podrían entrar minúsculas partículas que se quedarían pegadas en el interior de la balanza y llevarían a falsear medidas posteriores.

¿Qué mantenimiento necesitan estas balanzas?

En el mantenimiento, lo mejor será que sigas las recomendaciones de cada fabricante. No obstante, sí que tendrás que limpiar con un cepillo suave el plato tras cada medida. Esto permitirá asegurar que las siguientes medidas serán exactas. Además, también tendrás que limpiar la cámara de pesaje, por dentro y por fuera.

Otra de las cuestiones que te pueden generar dudas es la de engrasar la balanza. Salvo que lo indique específicamente el fabricante, esto no será necesario.

Y ya para finalizar, comentarte el valor que tiene la calibración. Cada cierto tiempo será importante asegurarse de que las medidas son correctas, utilizando para ello patrones certificados. El propio laboratorio se encargará de decidir cada cuánto tiempo se realizan estas comprobaciones y qué hacer en caso de que haya errores significativos. Llegado el momento, se plantería la posibilidad de calibrar de nuevo la balanza o bien de comprobar si han surgido problemas.

En definitiva, la balanza analítica es un instrumento de primer nivel en los laboratorios de todo el mundo, donde es preciso medir masas con alta precisión. Se utiliza en todo tipo de preparaciones y con ella se realizan diversos análisis de gran importancia. Esperamos que este artículo haya sido de interés y te haya podido ayudar a conocer más sobre esta balanza.